Historia y Orígenes del Interiorismo

Historia y Orígenes del Interiorismo

Historia del interiorismo

Interiorismo: Historia y Orígenes

Primera manifestaciones decorativas

¿Quién fue el primer interiorista?

Estilos arquitectónicos: Rococó, Palladiano, Neo clásico

Movimientos culturales y artísticos que influyeron en el interiorismo moderno

Escuelas y percusores del interiorismo

Primeras manifestaciones decorativas

Podríamos confirmar sin miedo a equivocarnos que el paleolítico fue la época más antigua, en la que se han podido encontrar las primeras manifestaciones artísticas o de carácter religioso-cultural del hombre.

¿Por qué pintaban los hombres del paleolítico estos animales o determinados acontecimientos dentro de sus cuevas?

Corresponde a los eruditos de la materia y/o a los investigadores especialistas en éstas épocas tan lejanas establecer la respuesta a ésta pregunta…..pero la creencia mas apoyada es que el hombre paleolítico pintaba estos animales y otros sucesos relacionados con la caza y las actividades cotidianas que derivaban de ella con un único fin: la suerte y la abundancia en la caza. Algo así como un tipo de magia iniciática o rito preliminar a la caza en sí misma.

[themoneytizer id=18136-1]

Por tanto no se puede catalogar éstas pinturas como algo a tener en cuenta si queremos recabar información del interiorismo y decoración más sofisticado y argumentado, que es lo que nos corresponde esclarecer en éste artículo.

SARCÓFAGO EGIPCIO

Un gran salto en la historia, la Civilización Egipcia…Bien una vez más no es nuestro deseo elaborar un decálogo de como eran las pirámides y la decoración de interiores de las mismas. Básicamente las pinturas con escenas de la vida cotidiana, paredes encaladas para reflejar los rayos del sol y jardines con estanques son los elementos más comunes que se han podido encontrar en los restos arqueológicos de aquéllos que tenían una vida más acomodada. Lo que resulta curioso por encima de los elementos citados anteriormente quizás sean los sarcófagos, el afán de esos semidioses(hombres en realidad) por acumular sus bienes en el más allá(oro y joyas) en sus tumbas y lugares de descanso eterno….Pero…¿Podemos considerar ésta época como el origen del interiorismo modernos?

Sinceramente creemos que no…pues una vez más encontramos una fuerte dosis espiritual o de carácter religioso en los hechos…y un interiorista moderno, bien sabe que hay más mucho más detrás de su trabajo….es decir una acumulación de circunstancias, necesidades y características concretas si hablamos de interiorismo como una corriente establecida.

HABITACIÓN ROMANA

En la civilización romana comenzamos a hablar de cierto interiorismo, aunque rudimentario aún….buscaban básicamente que sus lugares de residencia no fueran solo hermosos por fuera….si no también funcionales por dentro. Tenían distintas habitaciones dentro del mismo lugar de residencia, dependiendo de la época del año…para así aprovechar mejor aquellas estancias mas cálidas en invierno y disfrutar de otras en las que la brisa era mas frecuente para el verano. Como elemento decorativo y hablando siempre de un estilo de decoración e interiorismo simple no debemos dejar de mencionar sus hermosísimos mosaicos…y los típicos sofás.

Interiorismo: Historia y Orígenes

El interiorismo es una profesión relativamente nueva, puesto que históricamente la frontera entre arquitectos, artesanos, tapiceros, e interioristas fué muy difusa.

 En la Italia del siglo XVII, el clasicismo del renacimiento había comenzado a evolucionar hacia un estilo barroco, teatral y ornamental. Este estilo se extendió desde Italia a toda Europa, desarrollándose especialmente en el sur de Alemania, Austria, España y Portugal. Cuando el barroco comenzó a aparecer en Francia e Inglaterra, muy pocos arquitectos influían en el diseño de los interiores de los edificios que proyectaban, ya que los proyectos de mayor envergadura solían dejarse en manos de los arquitectos especializados que trabajaban a partir de los grabados de los arquitectos italianos.

Enrique IV

Los mecenas tuvieron un papel importante en el desarrollo del interiorismo y la arquitectura durante el siglo XVII, y muy especialmente en Francia, donde Enrique IV tomó a los artesanos bajo la protección real, Luis XIII promovió un estilo nacional y Luis XIV encargó las extraordinarias obras del Palacio de Versalles a arquitectos como François Mansart, Louis Le Vau y Charles Le Brun.

Luis XIV

PALACIO VERSALLES

Le Brun se hizo cargo de las habitaciones proyectadas por Le Vau confiriéndoles un auténtico esplendor; podría afirmarse que él fue el primer interiorista integral de la historia.

LE BRUN INTERIORISTA

Estilos arquitectónicos: Rococó, Palladiano, Neo clásico

Entre principios y mediados de siglo XVIII, surgió el rococó frívolo y exuberante que nació en París. Destaca el maestro tallador belga Jacques Verberckt, aunque quizá fuese el arquitecto Ange-Jaques Gabriel el que tuvo una relación más estrecha con el rococó francés.

 El Estilo Rococó fue muy bien acogido en Europa por la aristocracia, la realeza y la clase gobernante, las cuales consultaban a los arquitectos franceses para la construcción y decoración de sus edificios más emblemáticos. En Alemania, se abrazó el rococó con entusiasmo, con ejemplos como los del arquitecto Johann Balthasar Neumann quien proyectó palacios e iglesias ricamente ornamentados.

ESTILO ROCOCÓ

El otro gran estilo del siglo XVIII fue el renacimiento del Estilo Palladiano, que floreció en Inglaterra. Su introductor fue el arquitecto Lord Burlington, que volvió de un viaje a Italia con unos grabados del arquitecto veneciano del siglo XVI Andrea Palladio.

 El estilo se adaptó al gusto inglés utilizando de forma comedida elementos decorativos barrocos dentro del estilo palladiano. Este compromiso estuvo muy influido por William Kent, cuyos diseños para interiores como los de Houghton Hall en Norfolk, demostraron sus grandes cualidades como interiorista y su destreza como arquitecto, paisajista y diseñador de mobiliario.

ESTILO PALLADIANO

Uno de los mayores exponentes del Estilo neo clásico fue Robert Adam, que trató el interiorismo y decoración como parte intrínseca del proyecto del edificio, diseñando inclusos las alfombras en completa armonía con las complejas decoraciones de los techos. Influido por sus estudios en Francia e Italia, Adam tenía una destreza especial para desarrollar ideas originales a partir de estilos antiguos.

El estilo neo clásico era racional y de una elegancia serena; se caracterizaba por sus sencillas formas geométricas, las superficies decorativas planas y lineales, y la ornamentación con motivos griegos y romanos.

ROBERT ADAM DECORADOR

Movimientos culturales y artísticos que influyeron en el interiorismo moderno

Una de las empresas de decoración e interiorismo con más éxito fue Crace & Co; simultáneamente, publicaciones como el libro de Thomas Hope Household, furniture and decoration (1807) y la revista de Rudoph Ackerman Repository of arts tuvieron un impacto enorme en el estilo de los interiores, haciendo que el público conociese diversos estilos y posibilidades decorativas.

 En el siglo XIX, la reacción contra interiores complejos y abigarrados fue la vuelta a estilos más sencillos y ligeros. También dio lugar a la aparición de movimientos reformistas, como el Arts & Crafts en Inglaterra, que otorgaba un valor fundamental al diseño honesto, los materiales de calidad, la destreza de la obra artesanal tradicional y la belleza del entorno.

ARTS CRAFTS

William Morris, líder del movimiento, diseñó elementos textiles, papel pintado y mobiliario. Sus ideas influyeron también en estados Unidos, donde dieron lugar al denominado Movimiento Craftsman, que posteriormente sería defendido por diseñadores como Elbert Hubbard y Gustav Stickley o por el arquitecto Frank Lloyd Wright.

 A finales del siglo XIX apareció en Europa un estilo complejo y particular que se conoció como Art Nouveau (modernismo, en España). Sus formas asimétricas y curvas influyeron en la arquitectura y el Interiorismo de Bélgica, Austria, Alemania, Italia y España.

ART NOUVEAU

Entre las figuras más prominentes de este estilo se encontraban Victor Horta en Bélgica, Antonio Gaudí en España, August Endell en Alemania y Charles Rennie Mackintosh en Escocia. El estilo ecléctico Beaux Arts, que floreció en Estados Unidos, supuso un desarrollo importante en el Interiorismo decimonónico. Los interiores lujosos comenzaron a equiparse con mecanismos de comunicación mecánicos, baños y cocinas sofisticadas, ascensores y sistemas eléctricos. A partir de ese momento, los interiorista y arquitectos tuvieron que aprender a integrar nuevas tecnologías en sus proyectos.

 El Art Déco fue un estilo deliberadamente extravagante que estuvo de moda durante el período de entre guerras. Tomó su nombre de la primera exposición de artes decorativas, L’Exposition des Arts Décoratifs et Industriels Modernes, celebrada en París en 1925. Gracias a las obra de interioristas como Jean-Michel Frank y Paul Poiret, y a la diseñadora de muebles y de interiores Eileen Gray, París se convirtió a principios del siglo XX en el gran centro internacional del diseño.

ART DÉCO

Escuelas y percusores del interiorismo

El interiorismo no hubiese tenido tamaña evolución, ni hubiese alcanzado el lugar que ocupa en la actualidad, de no haber sido por la Bauhaus. La Bauhaus es una reconocida escuela de diseño fundada en 1919 en Weimar, Alemania, por un grupo de arquitectos y diseñadores que sostenían el siguiente principio: “la forma sigue a la función”. Uno de los integrantes sobresalientes fue Walter Gropius, quien tenía la creencia que se debía batallar contra la deshumanización que los adelantos tecnológicos y científicos estaban transmitiendo peligrosamente en esa época, al comienzo de la etapa de entre guerras. El funcionalismo alemán formalizó un cambio en el diseño, dejando de lado el estilo ornamental de otras épocas, para proporcionar respuestas novedosas en materia de formas, líneas y texturas, buscando al mismo tiempo apoyos en la psicología y el arte abstracto.

BAUHAUS ESCUELA DE INTERIORISMOY DECORACIÓN

Esto sucedió cuando varios funcionalistas alemanes debieron exiliarse allí, ante el estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Al finalizar dicha contienda, los diseñadores norteamericanos empezaron a colaborar estrechamente con la industria. El diseño se transformó en un componente de la vida cotidiana, cuando fueron realizados modelos que debían ser producidos en serie para decorar las casas.

 Durante el transcurso de la misma etapa en Europa, el diseño de interiores se desenvolvió específicamente en Italia y en Escandinavia. El objetivo principal era hacer accesible el diseño interior para todo público. Asimismo, en Italia se indagaba simultáneamente en la posibilidad de crear un nuevo material, el plástico. La amplia adaptación de este material y el progreso en nuevos tipos de espumas, estimularon la creatividad en la década del 60. Esa década coincidió con el auge del pop art, cuyo rasgo principal fue jugar con las formas y los colores fuertes.

 Por otro lado, los países escandinavos, entre los cuales predominó Suecia, reconocieron los principios del funcionalismo, destacando la preferencia por un interiorismo sencillo, la aplicación de madera aglomerada, colores claros y contornos despojados. Adquirieron la comodidad y la economía como las premisas principales para el diseño, y convirtieron las divisiones tradicionales en cuartos. En consecuencia, los nuevos interiores llevaron a que la decoración e interiorismo iniciara una correspondencia estrecha con la función. Se rechazó el criterio tradicional de asignar a cada cuarto un propósito específico y se lo sustituyó por la idea de que cada área habitable, se destinase a más de un propósito. Al mismo tiempo, la categoría otorgada en otras épocas a la ornamentación decayó, pues los principales recursos del interiorismo optaron por prestar atención a las transformaciones de materiales, texturas y colores.

 Las demandas de espacio hicieron indispensable la disminución al mínimo del mobiliario y su sustitución por unidades empotradas. Incluso, el diseño de amueblamientos suprimió las líneas rectas y los ángulos por un mayor uso de las formas modeladas y curvadas. La vivienda tipo se volvió más pequeña y más eficaz en el manejo de los espacios cerrados.

 Asimismo, se logró compensar la ambición de ganar mayores espacios para la vida al aire libre, con una predisposición a sustituir, con una superficie vidriada, alguna de las paredes interiores de las alas o los dormitorios; de este modo, se mejoró la iluminación y virtualmente se expandieron las dimensiones del interior. Con el deseo de transportar el exterior al interior, el ocupante acentuó sus deseos de libertad.

 En Francia, el arquitecto Le Corbusier, siguiendo los principios de la Bauhaus, proyectó casas revolucionarias que potenciaban al máximo el espacio y la luz. Los interioristas profesionales fueron, en realidad, una novedad del siglo XX, y la decoración de las viviendas se convirtió en una afición cada vez más popular. Muchos de los primeros interioristas eran aristócratas que vieron una oportunidad para sacar partido de su buen gusto y su conocimiento de los objetos bellos y elegantes ayudando a la nueva clase acomodada. En los Estados Unidos, Elsie de Wolfe fue una de las primeras interioristas de renombre.

 La II Guerra Mundial frenó en toda Europa un período de gran actividad para arquitectos y diseñadores, un freno que se prolongó durante dos décadas. Posteriormente, interioristas ingleses, como John Fowler y Nancy Lancaster utilizaron la sobriedad y elegancia de sus creaciones en la decoración de gran número de casas de campo importantes. Lo que más tarde se conoció como estilo rústico floreció rápidamente y acabó convirtiéndose durante la segunda mitad del siglo en un estilo mediocre y sumamente extendido, que gozó de mucha popularidad, especialmente en Estados Unidos.

 Durante un tiempo se produjo una vuelta a las disciplinas básica y a las formas históricas que, con gran elegancia, había introducido el diseñador David Hicks en la década de 1960.

 Durante los años ‘70, el diseño se radicalizó y abrió una confrontación con el modernismo.

El carácter funcional fue desplazado por el carácter divertido y lúdico de las formas.

 En la década del ‘80, surgieron nuevos horizontes, a raíz de la exploración de áreas que nunca antes habían sido investigadas, como resultado de todo lo cual se declaró una variedad de estilos que tenían en común el individualismo y la aceptación del pluralismo.

 El final de siglo se distinguió por una búsqueda de formas y materiales simples, pero innovadores.

TERENCE CONRAN INTERIORISTA MODERNO

 El diseñador y restaurador británico Terence Conran, cuya influencia internacional se ha extendido hasta el siglo XXI, es uno de los grandes paladines de un interiorismo minimalista y funcional y probablemente del interiorismo moderno.

 Hoy en día, la expansión de esta rama del diseño y decoración minimalista ha llegado a todos, para convertir los interiores minimalistas en una carrera universitaria. En efecto, cobró una importancia decisiva a la hora de ambientar los recintos más diversos: una vivienda, una oficina, un hospital, un local comercial, etc

INTERIORISMO: Historia y Orígenes

Os dejamos un vídeo de música electrónica-minimalista esperamos que os guste….lo hemos elegido por la temática del artículo y por ser una portada transgresora.

Hasta aquí el post de ésta semana….Te agradeceríamos enormemente que compartas éste artículo en tus redes sociales, pues esto ayuda a que Google posicione un poquito mejor el artículo.

¿Nos echas una mano?

Historia y Orígenes del Interiorismo
4.7 (94.29%) 21 vote[s]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.
Pinche en este enlace para mayor información.
Si continúa navegando está dando su consentimiento y aceptando nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies